1.6.17

el más concurrido de los cementerios

Thomas Luong



    Ya nunca volverá, ya es imposible.
El que se va no vuelve aunque regrese.

-José Emilio Pacheco






Como nieve.

Exactamente como nieve
virgen, más allá de Nuuk.

Como su caída, que es silencio y
flujo de ternura
opacando un cadáver.

Como su acuoso horizonte
rebosante de malas nuevas

                                                  es la despedida.

Nada más antiguo y perenne.
Toda blancura y lejanía y recuerdo de
adioses ciertos
que fueron demasiados
y hechos carne.

Definitivos
como sólo son
aquellos que se consuman
en soledad,
como son aquellos que se pronuncian
cuando ya no queda nadie
para heredarlos.

28.5.17

brevedades

foto de erik




¡Ay!
tienes los ojos
aún hoy
acribillados de amapolas
como cada verano,
y la piel blanca
bien ungida
para lastimar las noches.
Vivo está en ese cuerpo
el recuerdo
de lo que un día fuiste.

Pero es cierto,
ya no eres joven;
llevas la edad
enraizada
ahí en el pecho
y hasta el rostro
alimentándose
como un mal recuerdo.

¡Qué estúpido empeño
el de la belleza
por la brevedad!
Pero no llores por eso
que algo te queda.

Te queda, por ejemplo,
la inabarcable terquedad
del deseo
y del mar.

Aunque, hasta donde yo sé
esos dos no se mueren
por falta de amor.





+