8.3.08


Es cuestión de gustos, se quiere o no se quiere.

4 comentarios:

  1. A mí El apartamento me gustó mucho, Irma la dulce también, y la trama de Días de rosas y vino me llamó la atención bastante.

    ResponderEliminar
  2. El tío era un genio, hasta cuando imitaba a Hitchcock, como en "Testigo de Cargo". (bueno, y en mi opinión incluso superándole)

    Me cuesta pensar en un cine más puro que el que hacía Wilder :)

    ResponderEliminar
  3. Aquello sí que era cine y no lo que hacen ahora, aún recuerdo la primera vez que vi Sabrina con Audrey Hepburn, me encantó.

    Es una pena que ahora parezca que la calidad de una película tiene que ser proporcional a la cantidad de mujeres desnudas que aparezcan en ella, cuanto echo de menos la elegancia y la sensualidad de mujeres como Audrey o Katherine Hepburn (mi película favorita es Historias de Filadelfia).

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo mientras este justificado, cualquier recurso cinematográfico me vale. Ahora recuerdo "Lunas de Hiel" de Polanski, o "Cowboy de Medianoche" que en su momento fueron calificadas por algunos sectores como pornográficas, y a mi me parecen maravillas. Yo creo que de lo que cojea el cine actual es de guiones e imaginación. Parece ser que cuando existen medios de sobra, el coco se les encoje. Cuando había que resolver los problemas con ideas, y no con billetes, entonces salían maravillas.

    ResponderEliminar

- +