24.12.08

No recuerdo lo que le pedí al 2008.

Igual no expresé ningún deseo, es más que probable. Seguramente mi anhelo se encontraba muerto y enterrado bajo un montón de conformismo y esperanza. Bajo perspectivas estériles, a la espera de cubos de agua. Vamos, que me sentía como una vaca mirando al tren.

Y el tren siempre se acerca a toda hostia.

2008. Trescientos sesenta y pico días con más emociones que los 10 anteriores. He sentido en mis carnes (y en mis huesos, y en mis vísceras... en fin, soy muy materialista) aparte de en mi corazón, la pérdida, y el hallazgo. Ambas tan reales y desnudas, que tienes que inventar un nuevo código para asumirlas.

Hace poco, Nausicaa hablaba de la esencia del adolescente. Del que mira, cuando sólo había visto. Y así me he sentido yo los últimos meses: Grumete en el océano de experiencias.

Y yo que me sentía capitán!


Felices fiestas, y feliz 2009


Cuadro: la Balsa de la Medusa - Théodore gériocault


3 comentarios:

  1. Felices fiestas para ti y los tuyos también.
    Me encanta esa pintura de Géricault! Pero como seas capitán de eso... Jajajaj

    ResponderEliminar
  2. La intensidad es la clave, pero la intensidad con la capacidad de liderazgo es algo q se aprende cuando se dejan los 15 años atras :)

    Fue un gran año para mi tambien, espero q la buena suerte se mantenga este año.

    ResponderEliminar
  3. Ay Cyllan, es que tengo mucha debilidad por esa pintura ^^

    Nausicaa, 2009 debe ser nuestro año, está claro ;)

    ResponderEliminar

- +