13.1.09

La Certeza


"...Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sol. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo."

"-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejempló, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón..."



El Principito - Antoine de Saint-Exupéry

3 comentarios:

  1. Q foto tan preciosa! Me alegra que te hayan domesticado, la dicha es enorme cuando tienes a quien esperar, y más si siempre es a esa misma hora :)

    ResponderEliminar
  2. Viva El Principito! Una de mis biblias.
    Está fenomenal ser domesticado, creo que es nuestro estado natural además.

    ResponderEliminar
  3. Cuánta sabiduría hay encerrada en ese pequeño cuento Cyllan :)

    ResponderEliminar

- +