9.2.09

Madrid, 1971


Fué el año en que se cruzaron por primera vez sus miradas. Ocho meses más tarde estaban casados. Y diez años depués nací yo. Le tengo cariño a esta foto, y por alguna razón, anoche volvía verla, como si fuera la primera vez. Muchas dificultades, muchas circunstancias en contra y barreras se encontraron. Ninguna pudo con ellos. Hay bastantes cosas que me gustan de mis padres, pero la que más admiro y envidio, es que siguen tan unidos como entonces.
Y es que, esta foto lleva escrito, en algún lugar de mi memoria, la palabra esperanza.

3 comentarios:

  1. :) A mi tb me ha encantado la foto, es muy autentica! No me gustan las fotos de bodas de ahora, en las q todos posan y las sonrisas parecen de un anuncio de colgate.

    La esperanza brilla más cuanto más cerca se tiene, así q imagino q te sera dificil perderla. Me alegro!

    ResponderEliminar
  2. Que majos tus aitas, es curioso, las fotos de los ochenta siempre parecen muy autenticas...

    en realidad te escribia para hacerte una visita por aqui y por que he visto este post en este blog y me he acordado de que te molaria leerlo---> http://esperantoapaulpot.blogspot.com/2009/02/gake-no-ue-no-ponyo.html

    Nausica como buena fan de Miyazaky seguro que te gusta leerlo a ti tambien ^^

    ResponderEliminar
  3. Qué encanto tienen las fotos antiguas! Por suerte yo tengo en mi madre una fanática de la fotografía. No especialmente artista, pero con un archivo que tira de espaldas!

    ResponderEliminar

- +