11.2.09

Sobre el Amor


Si no fuera porque cada uno hunde aún más el barco, pensaría que todos los días son desafortunados gemelos del primero en el que te invoqué en sueños. Las horas, minutos y segundos hacen de su empeño una derrota largo tiempo anunciada. Incompleto el puzzle que me guía, hecho jirones, en el que se han perdido mis propias piezas; en un revoltijo de nudos y flores rotas. Feliz esclavo del perfume que despide mi grillete. Naúfrago imposible en tortuosa tormenta.

Cuando se adentra en tan embravecidos mares, brújula y sextante ausentes, sabe que debe hacer de la esperanza su patria, de la orilla su hijo, y del tiempo su inexorable enemigo.

Cuadro: Edvard Much - Lady from the Sea

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- +