14.5.09

Gris

Es la perspectiva de la lucha continuada, de la batalla parapetada en cada centímetro y segundo, lo que se intuía en su cara. Un sentimiento monocromo que se colaba por los ojos.


Odiaba el cansancio, como resultado de la fútil voluntad. Ansiaba una catarsis que nunca llegaba.



Tu palabra:
No me cansa el oído,
de tan masticada.
Amarga de noche.
Y dulce mañana.


1 comentario:

  1. Quizás no debería esperar, debería fabricarse la catarsis el...

    ResponderEliminar

- +