7.12.09

Hoy es el primer día del resto de mi vida.


Al final uno tiene la sensación de que deja reposar sus esperanzas en manos ajenas o invisibles. Sopesa el futuro, e incluso el presente con variables que nada tienen que ver con lo que realmente ocurre cada día. Y de eso estoy aprendiendo. Ha pasado mucho tiempo, pero supongo que el dolor es un camino inequívoco hacia la verdad. Quiero contar conmigo mismo, con estas manos aunque sangren, con este corazón, aunque se pare. De eso se trata, apostar por una determinación y una voluntad que no se puede acostumbrar a unos barrotes que tiene mil formas distintas: El amor de una persona, las promesas de otras, los deseos de amigos que vienen e irán. La fe en cualquier cosa que no sea uno mismo, los favores, los compañeros, la familia... todo ello no puede condicionar la búsqueda, para que llegado el momento se pueda decir esta es la vida que quise y me gané y convertir esta cuesta abajo en una cuesta arriba: Reconfortante sudor.

No me debo a nadie.

6 comentarios:

  1. Me alegro mucho de que hayas decidido ser tu mismo, sabiendo todo lo que ello comporta. Es una lucha diaria, donde uno se tiene que enfrentar a la propia sinceridad, que unas veces nos reconforta y otras nos hiere.
    Ya verás como a lo largo del 2010 te vas sintiendo mejor contigo mismo. Y muchísimo ánimo para los momentos de flaqueza.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Núria. A veces condicionamos nuestra felicidad con respecto a otras personas, cuando hay que mirar dentro de uno mismo. Es así de sencillo.

    ResponderEliminar
  3. También es una cuestión de autoestima, cuanto más baja la tengas más te va a costar llegar a ser tu mismo porque te verás distorsionado, como en los espejos de las ferias.
    Te recomiendo de corazón que investigues dentro de ti para que puedas descubrir esas cosas maravillosas y únicas que hay en ti. Y si además te das cuenta de que hay otras partes de ti que no te acaban de agradar, pues que intentes mejorarlas. Todo para sentirte bien dentro de tu piel, sin importar lo que vayan a pensar los demás sobre ti o sentir por ti.
    Yo me encuentro en la misma lucha, así que desde aquí te brindo todo mi apoyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Si algo he aprendido en estos últimos años es a que al final uno siempre está solo y que uno mismo es lo primero.

    Sé tú y que nosotros lo veamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No sé si estamos solos o no, supongo que en el fondo sí. Lo que sé de verdad es que hay que aprender a estarlo, aprender a no necesitar a nadie, de lo contrario estás perdido. La necesidad te consume, te vuelve vulnerable. Y la vida no tiene piedad con las personas vulnerables.

    ResponderEliminar
  6. estoy bastante de acuerdo con todo esto, alguna vez lo hemos hablado... lo malo es cuando confías menos en tus manos que en las de cualquiera... ays, me lío yo sola

    ResponderEliminar

- +