15.12.09

Me sobra el corazón




(...) Un amor me ha dejado con los brazos caídos
y no puedo tenderlos hacia más.
¿No veis mi boca qué desengañada,
qué inconformes mis ojos?

Cuanto más me contemplo más me aflijo:
cortar este dolor ¿con qué tijeras?

Ayer, mañana, hoy
padeciendo por todo
mi corazón, pecera melancólica,
penal de ruiseñores moribundos.

Me sobra corazón.

Hoy, descorazonarme,
yo el más corazonado de los hombres,
y por el más, también el más amargo.

No sé por qué, no sé por qué ni cómo
me perdono la vida cada día.

Miguel Hernández

6 comentarios:

  1. ¿Cómo te va a sobrar lo más grande que tienes?

    ResponderEliminar
  2. ¿Ya has pensado lo que vas a hacer con el corazón que te sobra? ¿El hueco que dejará lo vas a dejar vacío?

    ResponderEliminar
  3. Odio sentirme identificada con textos así.

    ResponderEliminar
  4. Qué grande es Miguel Hernández...

    "No sé por qué, no sé por qué ni cómo
    me perdono la vida cada día"

    Lo importante es seguir haciéndolo hasta encontrar el por qué y el cómo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo: Pues será por eso que no se llena...

    Núria: No me lo he planteado, pero déjame decirte que, por desgracia, hay gente que nace, vive y muere sin que se lo llenen, ni siquiera un poco. Por estadística, me puede tocar a mi.

    Rocío: Piensa en el lado bueno; de otra forma no disfrutarías de la poesía.

    Bliss: La gente se inventa comos y porqués con una habilidad pasmosa.

    ResponderEliminar
  6. Que chula la ilustración.
    Que dolor da el poema de Miguel Hernández.
    Es fácil inventarse esos comos y porques cuando se es feliz ya de antemano, si no... complicado.

    ResponderEliminar

- +