12.12.09

Natalis Dies

Se acerca la Navidad, unas fechas que, no sé si por moda o sinceramente, son denostadas últimamente por una gran mayoría. No voy a criticar algo cuando comparto cierta parte del razonamiento; sabemos que las empresas, comercios y grandes almacenes recaudan más o menos el 50% de sus ganancias en apenas seis semanas. También es una época de cierta falsedad, de máscaras impuestas y tiritas. De consumismo absurdo y verborrea barata. Pero también son unas fechas importantes para la comunidad cristiana, y unos días de, descanso merecido para algunos, y oportunidad para otros. Oportunidad de estar con la familia alejada, de compartir, de dar, no de recibir, y de en definitiva, ser un poco mejores. Por supuesto que eso deberíamos hacerlo durante todo el año, y algunos lo hacemos, no necesitamos excusas. Pero si una parte de la gente que pasea apesadumbrada por la calle tiene en la navidad su excusa particular, bienvenida sea. Yo siempre disfrutaré de estos días en la medida de lo posible, sonreiré bajo mi bufanda al pasear por las calles, e intentaré sacar una sonrisa a los míos de alguna forma. Porque quizás, ellos, lo agradecen más ahora que nunca. Feliz Navidad, y no perdáis ninguna oportunidad -de que sirve querer a alguien si no se lo puedes decir-

Y a propósito de esta cita, estaba yo con el booklet del disco de Anathema, y, vaya por donde, una de las canciones que me tienen más obsesionado la dedican  los hermanos Cavannagh a su madre recién fallecida. Así que he pensado que era una buena candidata a una traducción:

Un último adiós

Cómo te necesitaba...
Cómo me lamento ahora que te has ido
En mis sueños puedo verte
Pero me despierto tan solo...

Sé que no querías irte
tu corazón anhelaba quedarse
pero la fuerza que siempre amé de ti
finalmente cedió

De alguna manera sabía que me dejarías de este modo
De alguna manera sabía, que no podrías quedarte
Y en la temprana luz del amanecer
después de una noche silenciosa y tranquila
Te llevaste mi corazón
y mi vida.

En mis sueños puedo verte
puedo decirte cómo me siento.
En mis sueños puedo abrazarte
y parece tan real...

Aún siento el dolor
Aún siento tu amor

Aún siento el dolor
Aún siento tu amor

Y de alguna manera sabía que nunca,
nunca podrías quedarte

De alguna manera sabía, que no podrías quedarte
Y en la temprana luz del amanecer
después de una noche silenciosa y tranquila
Te llevaste mi corazón

Y yo deseé,
deseé que te hubieras quedado.

2 comentarios:

  1. Hola.
    Me alegro de leerte, te "echaba de menos". Ya vi en el last que no dejabas de oirla. Ya vi en el last que también es una de tus obsesiones...

    Creo que poco sé de ti -por no decir nada- y no recuerdo ni cómo nos conocemos (si es que nos conocemos), ni de dónde te saqué (si es que fui yo), ni nada... pero ahora que es navidad aprovecharé la "oportnidad" para decirte que sea como fuere, me alegro de leer lo que piensas, porque me gusta tu forma de pensar.

    Navidad sólo sirve para echar -aún más- de menos a la gente que no está. Yo, desde que perdí/se fueron personas que eran importantes en mi vida, he sabido valorar día a día lo que 'tengo' -o a quienes 'tengo'-, sabiendo que algún día ya no estará(n). No por ello estoy obsesionada con la muerte, aunque lo estuve hace poco, cuando estuve muy cerca de ella... por suerte ya está superado, en parte... pero sí he aprendido a dedicar más tiempo a disfrutar de lo que me merece la pena y a sentirme bien con ello.

    Siento si no te interesa esto, quería contártelo, quería escribirlo... porque esa canción me hace pensar en mil cosas.. y la navidad... porque ahora el momento y el lugar de escribirlo.

    No te felicitaré las fiestas pero sí te diré que espero que tengas una vida maravillosa -y que sigas compartiendo estas porciones de ti en este blog tuyo que me parece tan interesante y en el que, por desgracia, no puedo gastar mi tiempo todo lo que me gustaría-.

    Me despido con un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu extenso comentario, me alegra ver que a veces escribo cosas que no solo inducen a la lectura :) Seguiré con el blog, es la vía de escape de esta olla a presión que es la vida, y quizás este año que empieza tampoco yo ande sobrado de tiempo, pero se hará lo que se pueda :)

    Un saludo Rocío.

    ResponderEliminar

- +