28.5.10

Te recuerdo en la estación




y pedaleabas como si nunca lo hubieses hecho antes, feliz porque parecías calcular la velocidad exacta para que no te alcanzara el drama que nos tenía por actores principales. Quizás siempre tuviste una irremediable debilidad por los amores con aroma a precipicio…ahora que caes conmigo, y rezo porque el firme no salga a nuestro encuentro, (o que al menos nos conceda una prórroga) imagino que las coordenadas que debemos usar para encontrar nuestro puerto de destino quedan delimitadas por dos palabras, y por supuesto, nunca serán no puedo. 
Pedalea conmigo, y ya veremos si nos hace falta un tándem o bastará con hacerlo juntos y en paralelo.

4 comentarios:

  1. Podreis, podreis con todo.
    Que bonita actualizacion :)

    ResponderEliminar
  2. me parece que yo, también, he tenido siempre "una irremediable debilidad por los amores con aroma a precipicio"


    muy bueno el texto, te sigo :)

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado. Lo del aroma a precipicio, genial.

    ResponderEliminar
  4. Sí, es cierto, eres un valiente :)

    ResponderEliminar

- +