23.5.10

Tu fragilidad es insoportable



No me gusta saber que conduces tanto, que vas y vienes, de madrugada, al anochecer, con poca luz, o demasiada, no me gusta saber de variables que juegan con lo que más quiero, te diría conduzco yo, aunque eso sea no poder esperarte despierto hasta el amanecer que pone fin a tu jornada, conduciría yo, pero tenerte al lado cuando estoy al volante, eso, eso es más imprudente que cuatro cervezas en ayunas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- +