9.6.10



Juntos, parecemos un par alquimistas de talento innato para mezclar lágrimas y sonrisas, con tendencia  a quedar expuestos ante ese cóctel inestable, y de reacciones impredecibles al que damos fórmula cada vez que nos miramos.
Pero ya es sabido, amarse es más que eso, es también, mirar en la misma dirección. 

2 comentarios:

  1. me encanta, aunque yo sóla puedo ser ese cóctel peligroso de lágricas y risas...o quizá, a veces, yo soy quien pone las lágrimas...no sé!

    ResponderEliminar
  2. Mirar en la misma dirección y decidirse a acompañarse en ese camino, que el movimiento, ya lo sabes, se demuestra andando.

    ResponderEliminar

- +