3.10.10


La sinceridad brotaba de sus silencios, no de la palabra.
De un silencio agreste, violento, insoportable.
Del rastro dejado
por demasiada coraza

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- +