6.11.10


Hay momentos en los que hasta la construcción de mi propio nombre me resulta ajena.

3 comentarios:

  1. Momentos de espera y de esfuerzo para poder ver ese ápice de luz...Que siempre llega, aunque ahora parezca lo contrario.

    Saber en cada instante quiénes somos es una tarea difícil pero no imposible si tenemos las suficientes fuerzas como para descubrirnos. Ahora, mañana, el mes que viene. Lo importante
    es
    que
    llega.

    Respecto a la "felicidad" de mi publicación, estoy de acuerdo contigo, sin embargo más bien a lo que tú te refieres lo llamaría "positividad"; ya que las circunstancias cambian dependiendo de nuestro punto de vista, el cual si es más positivo convierte a las mismas en más fáciles. Algo que no es nuevo, claro.

    Sin embargo, hay situaciones agotadas a las que no se les puede "rascar más", y es entonces cuando la "positividad" puede mantenerse en mayor o en menor grado pero sin aportar más soluciones que la de no derrumbarnos del todo (cosa muy valiosa). De modo que podemos llegar a salvarnos por la emoción de "felicidad", si es que algo o alguien consigue provocarla, y volver a tener un mayor grado de positividad, volver a actuar sintiéndonos de putísima madre.

    Si la felicidad y positividad fueran sinónimos, "¡vaya mierda!", con convertir nosotros esa misma actitud-estado, ya la obtendríamos y no habría sorpresas... (¿Aunque dónde se regala la eterna felicidad? Por favor, si alguien lo sabe...quiero ser informada.

    ¿Me entiendes? :) Espero no haberlo liado demasiado xD.
    Muuuuuchas gracias :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Complicado?

    Dime tu nombre.

    Cuando lo hagas, lo construiré yo. Dejaré que te copies y será más sencillo. ¿No crees?

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Las construcciones suelen pasar por muchas fases, ya llegarán otras :)

    ResponderEliminar

- +