13.12.10



Cuando me perdí en mi reino, no hubo testigos, nadie tuvo nada que decir.

Soy el único habitante de un castillo exorcizado innumerables veces, por el que no pasa el tiempo. Las paredes no están desconchadas, y huele a mil fragancias distintas, todas familiares.

Y si quieres, te dejo un ramo cada día donde me digas. Es igual, lo haré de todas formas. Yo soy así.

¿Sabías que una planta al crecer puede resquebrajar el asfalto? Por eso con el amor no basta.

(2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- +