8.1.11


Mírame. Tú lo has dicho muy bien. No soy más que un niño de treinta años, y pronto seré uno de cuarenta. No sé en qué creer. ¿sabes lo que es vivir sin nada en lo que creer? Tiene que haber algo, algún propósito, algún significado. Mírame. Por el amor de Dios, mírame antes de que sea demasiado tarde. Por una vez en la vida, mírame tal y como soy. Soy un fracaso. Soy un borracho. No valgo ni el precio de un entierro decente.

la gata sobre el tejado de zinc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

- +