23.3.11

tú la llevas


Así pasaban los días, regateando un par de vuelcos al corazón, jugándose la sonrisa por dos palabras.
En sus labios, el amor se antojaba un triste juego del escondite.

Pero no les culpo. 
No sabían que prometer, es una palabra complicada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

- +