29.3.11

créditos finales




Y tan generosa fue
que no se despidió.
Un cuídate indoloro
para que nadie salga herido
sin atisbo de hasta pronto.
-no fuese que aquello
me devolviese la sonrisa-

2 comentarios:

  1. Algunas hirientes, sangrantes y otras ausentes, insensibles... despedidas, qué difíciles -todas ellas- cuando el amor duele, rasgándote por dentro.

    ResponderEliminar
  2. Es algo, un cuídate puede ser mucho.

    ResponderEliminar

- +