23.3.11


Te quise. Me quisiste. Nos quisimos.
Qué fácil es decirlo cuando no queda nada,
cuando ya ni siquiera recordamos
                        el tacto de los sueños.


Ahora que la memoria se bate en retirada,
-vencida y silenciosa
                      como un niño sin cromos-,
y lo único tangible frente a nosotros mismos
                      es lo que ya no existe.

Raquel Lanseros

1 comentario:

  1. Me la apunto.

    Te voy a hacer una sección en mi estantería. Libros de P. Me gusta :)

    ResponderEliminar

- +