23.2.12

eterno regreso a casa

foto de irwin



Oscurece
y en la ducha he tenido
más de media hora
el grifo abierto,
treinta minutos con mi cuerpo
bajo el chorro constante,
mi cuerpo
de ocho kilos menos
por si el agua
arrastraba hasta el desagüe
algo más
que mi suciedad
y mis lágrimas
por si se llevaba
el poso amargo
de otro día más.

Me deslizo hasta la cama
aún húmedo
y breve
lugar donde freno mis ansias,
y muerdo mis puños,
Donde no estiro el brazo
a través de las sábanas.
Esta noche
no quiero comprobar
-como sí hago
el resto de noches-
que tampoco estás.
Esta noche
pienso dormir con la duda
que acaricia el umbral
de tu ansiada presencia.

4 comentarios:

  1. de vez en cuando un autoengaño tampoco hace tanto mal.

    ResponderEliminar
  2. Muy de vez en cuando. Hasta viene bien.

    ResponderEliminar
  3. Este me mata... Impresionante.

    ResponderEliminar

- +