17.7.12

No éramos más que un adentro

foto de margaret


*pensando en Pizarnik



Era la sangre tibia
apenas sacudida  por ausencias
el hilo conductor,
el epígrafe enrojecido,
de una muerte anunciada.
Como un vértice irredento
como una vorágine descarnada, hueca
monstruosa
que apuntalaba con precisión
el final.
Ese final que te deja
sin suficiente llanto
para soñar un principio,
que te deja
ya dispuesto, así
para el cruel
intercambio de bienes
a saber:
las nonatas promesas
-y no poder cogerlas
todas
como la carroña, y atarlas
a una piedra
y tirarlas
al río-

el despecho
que es herrumbre
en las arterias, en los días,

o tu mirada
que yo recuerdo mirando
pero nunca
mirándome
como yo quiero.

O la rabia.
La rabia muda
que desolla
nuestras mejillas.

Y todo eso
lo siento mucho
para tragarnos todo eso
tú y yo no supimos (quisimos) inventar
mejores silencios.

Silencios
que fuesen nuevos.



9 comentarios:

  1. Pero nunca mirándome como yo quiero.
    Supongo que es ahí donde debe empezarse a renovar silencios.

    ResponderEliminar
  2. Es que de la sangre tibia, tampoco hay que fiarse.

    Genial.

    ResponderEliminar
  3. "ese final que te deja sin suficiente llanto", yo con frases así me quedo muda.

    precioso, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Un proceso duro, amargo y doloroso en el que reflejas los destellos de las distintas partes. En cada una podríamos detenernos y escribir (o leer) largo y tendido. Qué triste es esa clase de herrumbre, pero qué humana también,porque en cierto modo es rebelarse ante una clase de fracaso propio que llega a percibirse un momento determinado nítidamente, experimentando el desamor en esa mirada que no es como uno quiere.
    La puntuación escondida obliga a leerlo más de una vez, de otra forma, jugando con la lectura. Me gusta mucho. Ah, y creo recordar haberlo leído la primera vez con "vórtice", igual me equivoco pero en mi opinión de ambas formas está bien, aun siendo distinto.
    Es un gran poema otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te equivocas. Pocos de mis poemas se mantienen uniformes en las primeras lecturas, excepto cuando estoy muy seguro de lo que quiero decir. Y quizás esta vez, no era así. Esto es un retazo de algo que escribí hace ya unos meses. Quizás es por eso, que no es inmediato, que tiene ese carácter escondido.

      Eliminar
  5. A mí me pasa igual. Cada vez que me leo (y procuro que sea poco porque no me gusta) cambiaría y cambio algo. De hecho, cuando lo subo al blog realizo varias modificaciones y lo dejo sabiendo que seguiría y seguiría y seguiría... Y otra cosa, como bien sabes (estoy seguro), nada tiene que ver la calidad con lo elaborada o no que esté una cosa. Simplemente, son caminos distintos :)

    ResponderEliminar
  6. Inventar nuevos silencios, nuevas miradas, inventarnos a nosotros mismos...

    ResponderEliminar
  7. Solo puedo decir "Pizarnik".

    ResponderEliminar
  8. Sólo algunos tienen la necesidad de convertir un fracaso en una condena. Muy probablemente tú y yo nunca escapemos a ello, pero debemos aprender a decir basta. Di basta, comienza de nuevo. Llénate de esa luz que sé que tienes adentro.

    ResponderEliminar

- +