8.8.12

Mordaza

foto de Ilayda


Recuerdo que entonces
todo ardía.

Que ansiábamos 
la pequeña muerte
que moraba en las entrañas,
que habitaba la grieta 
donde las huellas de nuestras uñas
marcaban el camino
hacia nuestra condición 
irrenunciable.

Allí

donde el tajo infinito del universo
desterraba el asco.

Allí 

en la humedad del adentro
donde las mentiras del mundo 
naufragaban,
resonando huecas
viejas, 
lejanas.
víctimas de un incendio
en crepitante pulso,
de un desgarro 
elaborado y tejido
donde temerosos buscamos
el corazón arrebatado
de lo que es cierto 
y hermoso.

De lo que creímos
era inmortal.

6 comentarios:

  1. Siempre en busca de aquello que es cierto.

    ResponderEliminar
  2. que entonces todo ardía...
    a mí hay fuegos que me dan un poco de miedo, pero claro, sin ellos no saldrían estos maravillosos textos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que arder así es una de las grandes aspiraciones del ser humano. Signifique lo que signifique.

      Eliminar
  3. Va a resultar que todos y todo somos mortales. Pero no dejemos de arder por eso.

    ResponderEliminar
  4. es tan bonito... tanto...
    respiro tus palabras en el cúmulo de mis miedos y es como enfermedad curada ¿sabes? es como oxigenarse limpio.

    ResponderEliminar
  5. De mis preferidos, sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar

- +