12.9.12

Anatomía del desarraigo

foto de seaembraces



Tú lo que quieres
es que te asesinen de nuevo
sin que te des cuenta.
Quieres
que la piel no calle más
que no cese su empeño
de ser océano, espalda
infinita
-y las espaldas
parecen siempre
tan tristes-
Quieres irte
tanto, tanto
lo suficiente para
no volver más.

Pero
ni el silencio 
está de tu lado.
Ni las alas 
donde debieran.

Muere ya, blanco fácil
                                     (frágil)

Porque amor sólo es lo que ocurre
cada vez que la luz
se encuentra contigo.


17 comentarios:

  1. Las palabras a veces sí pueden colocar las alas en su sitio. Es entonces que vuela el poema...Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los ultimos versos son más altos. Más grandes.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho, sobre todo el principio. Le encuentro como un poco de ese "masoquismo" inherente a los que escribimos. Una excusa, quizá, para poder decir todo lo que no decimos.


    Sdos.

    ResponderEliminar
  4. esos tres últimos versos...

    ResponderEliminar
  5. Así es la luz de doliente ¿verdad?

    ResponderEliminar
  6. A partir de "quieres irte" no respiré.

    ResponderEliminar
  7. Dejaré claveles en la lápida del centro, ahí donde los álamos pronuncian los nombres.

    ResponderEliminar
  8. qué bonito! y qué bonita foto.

    ResponderEliminar

  9. Tus poemas tienen ese aúrea de muñeca triste, de alarido intenso. Son como besos metálicos.
    Me parecen fascinantes...

    abrazos

    ResponderEliminar
  10. ¿Qué será del amor cuando la luz se apaga?

    ResponderEliminar
  11. Desde la tristeza de las espaldas lloro al leerte.

    ResponderEliminar
  12. Acercaté, más y más podemos ser uno....aunque sea sólo por esta noche y brillar....ser luz

    ResponderEliminar
  13. la última estrofa es una pasada

    ResponderEliminar

- +