13.12.12

Ni las ratas nos merecen

foto de sophie



Fraguamos las palabras
pero
no supimos amar
para hacerlas valer.

Eso lo saben 
hasta los hijos que no tendré.
Saben
que tuve garganta
para redimir tus clavículas
rogar su absolución
ante el pálpito de lo erguido.
Saben
que no olvido tu lengua
esa capaz de extinguir
el sabor a estaca
que horada la boca,
capaz de resucitar
la única prueba
de la perfección
de aquellas venas.

No
no es la nuestra
una ausencia sencilla
si nombrarnos es
como muerte lenta 
y nombrarnos
es
lo parecido que tenemos
a estar vivos 
aún hoy tan cerca
-tendremos que esquivarnos-.
Aún hoy
vecinos mudos de un suburbio edificado
sobre las noches sin vértigo.
Habitantes de periferia con asco y fiebre,
donde los nudillos sólo existen
para ser destrozados
contra lo imposible ya.
Contra el fracaso.




12 comentarios:

  1. fascinante.. remueve como vino suicida y clamor sobre metales.. tiene un eco que atrapa...

    un placer haber conocido éste sitio...

    salud

    ResponderEliminar
  2. La diferencia de no rendirse, si no de querer fracasar.

    Aún quedan malditos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo empieza.
    Y cómo acaba...

    ResponderEliminar
  4. Yo soy una habitante de la periferia con asco y fiebre.
    Gracias por descubrírmelo.

    Eres grande.

    ResponderEliminar
  5. comparto la fiebre de la periferia y las ausencias más y más difíciles... me gustó mucho el poema y la foto que acompaña

    abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. contra el fracaso, seguir escribiendo de esta forma.

    ResponderEliminar
  7. Hay poemas que depende de tu estado de ánimo los acoges de diferente manera. Hoy hace frío y me gusta, hoy te leo y es como si el frío me hubiera amputado los miembros, y me gusta.

    M.

    ResponderEliminar
  8. hace tiempo que no me encuentro los nudillos..
    me ha gustado mucho. Abrz.

    ResponderEliminar
  9. Es un todo, por fin lectura que se comprende, contundente, directa, verdadera
    Un saludo

    ResponderEliminar

- +