2.2.13

Fisurar

foto de Tina



Él es tan torpe
y no sabe qué hacer con todas esas
huellas
del tiempo al tocarle.

Que no quisiera entrar en la herida
como en madriguera
de conejo,
esconderse
mientras cicatrizan
todas las miradas.
No quisiera descifrar nunca
la x del mapa,
la incesante náusea
que salpica
esperanzas.

Él prefiere,
es mejor
la ceguera,
la caricia del consuelo
todo lo que llega
con sólo recordar:
Amigo, ningún beso partido
acallará que naciste
sobre cientos de abrazos.
Amigo,
tu dolor es esa escuela
donde le fue imposible
aprender nada.


5 comentarios:

  1. Una vez me dijeron "sólo somos recuerdos en la memoria de otros", me acordé de esa frase al leerte.

    Beso grande P,

    M.

    ResponderEliminar
  2. a veces tiene que doler mucho y muchas veces para que comiences a aprender. pero termina sucediendo.

    ResponderEliminar
  3. Tal vez esas escuelas donde no se aprende nada son como el limbo, el vacío completo, la Nada; y tal vez ahí nacemos, aparecemos, nos definimos, empezamos a existir.

    Me parece un poema lleno de honestidad.

    ResponderEliminar
  4. amigo, ningún beso partido
    acallará que naciste
    sobre cientos de abrazos.

    (me refugiaré en esas palabras cuando la tempestad del pasado me haga esconderme bajo el colchón)

    ResponderEliminar
  5. siempre se aprende algo. Incluso del dolor y todo.

    ResponderEliminar

- +