15.10.13

mapa de escombros

A esta mueca te acostumbras
porque la edad, sin querer (o queriendo, quién sabe)
te acostumbra
a muchas dramas.

Como arruga incipiente
o huella de ternura
en la garganta,
esta media sonrisa
se te acomoda en el rostro,
ahí donde los demás
antes encontraban tu nombre.

Y con ella tragas.

Tragas
con un perro muerto
presa del asfalto,
con la madre
de memoria despojada.
Como cuchicheo
o hambrientas hormigas,
tragas con los besos
de sabor a precipicio
o a colilla apagada.
Tragas
con un amigo
a mil kilómetros muerto,
suicidado, solo,
tragas con las jaurías
de charlatanes,
con los hombres
devorados
por otros hombres.
Tragas con infancias saqueadas.
Con tu herencia irrenunciable.
Tragas y tragas.

Pero no revientas.

Entonces vuelve la mueca
de día gris, de gangrena
crónica.
                  ya nunca volveré a ser
          el que fui.

Qué mala suerte la nuestra,
que perdimos el derecho
a la herida
pero olvidamos
las razones.

16 comentarios:

  1. Ha de ser que nuestro mapa son esos escombros que se nos van cayendo al paso... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. un doloroso y certero mapa, a buen seguro.

    ResponderEliminar
  3. Hay quienes ni son conscientes de ello.

    ResponderEliminar
  4. se engorda medio kilo el año. ser el mismo de antes es físicamente imposible.

    ResponderEliminar
  5. el peso del tiempo, que convierte todo en muecas y al final ni sabemos distinguir y tampoco importa mucho. por suerte, algunos todavía lo pueden escribir y hacerlo terriblemente precioso.

    yo ya no sé cómo más decírtelo.

    ResponderEliminar
  6. Ya no volveremos a ser lo que fuimos: la vida gasta, la vida mata. Es una batalla irremediablemente perdida, como sostenía Schopenhauer. De acuerdo, el proceso nos transforma pero sin embargo podemos tener consciencia de esa transformación, y eso también quiere decir que tampoco hemos cambiado, que somos los que fuimos, que somos lo que somos, y que tal vez, la differencia es la serie de muecas que nos aparecen, la sorprendente capacidad de tragar que descubrimos, la dosis de desencanto que somos capaces de arrostrar sin renunciar a creer en lo que consideramos que merece la pena creer.
    Salvo que la enfermedad crónica no sea la grangrena de la que hablas, sino la estupidez.
    Siempre tan brillante, P.

    ResponderEliminar
  7. Nos ahogamos en nosotros mismos y no queremos darnos cuenta.
    Aterrador. Un poema de 10.

    ResponderEliminar
  8. La mente tiende a olvidar lo desagradable.

    La percepción de las cosas no siempre es igual, afortunadamente ;)

    ResponderEliminar
  9. La mente tiende a olvidar lo desagradable.

    La percepción de las cosas no siempre es igual, afortunadamente ;)

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena. Por todo.

    ResponderEliminar
  11. Te he leído varias veces, por no decir muchas, y es terrible la sensación en el paladar, cuando descubro que la lengua no está... me voy muda, muda y en congoja P.

    ResponderEliminar
  12. Estremeces P, vello de punta siempre cuando te leo.
    Reverencia.

    ResponderEliminar
  13. "Je suis; je parle á qui je fus et qui-je-fus me parlent.
    ( ... ) On n'est pas seul dans sa peau."
    Henry Michaux

    ResponderEliminar

- +