19.11.13

Infección

foto de anma



Ma tête me fait peur, 
mon masque me fait plus peur encore




Despertamos

y esta vez
el alma bien podrida,
aquejada
de otoño y asfalto, de
bajezas impertérritas
asentadas por la pérdida
hacia la que derivo,
como buen cabrón,

una

y otra vez.

Con la miseria
que te escupe el espejo,
que obliga a
coserte la mirada, a segregar el pasado,
a maniatar todas las razones
que no olvido,
me trajeron
hasta aquí.

Un reflejo imposible esquivar
de mala sombra
de infección en tu geometría,
                                             -y raíces que horadan
                                    la caja de resonancia
                                                         de un incendio huérfano.-    

Un reflejo en búsqueda
de un magnífico fracaso
que nos devuelva con vida
al extinto pronombre, que nos conceda
un olvido
donde poder soñar.

10 comentarios:

  1. por un momento leí "podría" en vez de "podrida" y pensé, bueno, al menos hoy estamos salvados. pero no.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Las máscaras están para quitarse, como bien sabe Christiane.
    El problema es cuando uno no se la quita, no porque no quiera, si no porque no la ve.

    ResponderEliminar
  3. Ser isla, aun en esa forma de pronombre extinto, produce a veces impresión de deriva. Sin embargo, creo que a pesar de esa impresion y de la consciencia de las bajezas impertérritas, no llegará la máscara a tener la fuerza suficiente para impedir el olvido del magnífico fracaso donde se puede soñar.
    Creo que eso lo prueba en sí mismo la existencia de este poema.

    ResponderEliminar
  4. es que "la apariencia no es sincera", no? ni siquiera la propia.

    ResponderEliminar
  5. Tus letras hacen soñar, habrá que darle gracias a tu vida.

    Beso

    ResponderEliminar
  6. Todos los incendios son huérfanos P. por eso nos quemamos a sabiendas que no tendremos quien nos llore.

    Beso grande.

    ResponderEliminar
  7. "un olvido
    donde poder soñar".

    Voy a pedir eso a los Reyes.

    Un abrazo, P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, pero creo que me espera carbón.

      Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  8. Pues yo quiero soñar contigo

    ResponderEliminar

- +