29.1.14

Blues ambulante

foto de steven



Dicen que los exiliados guardamos la pérdida
a medio camino entre los pulmones
y la esperanza.
Que trémula, nos dilata la caja torácica,
tienta a las costillas con un susurro,
queda envuelta en la sangre derramada
                  -por las rodillas a los 10 años,
                                                  los labios a los 15-
y acunada por el viento que sopla
desde la infancia.
Que hace las noches de insomnio
inventario de todas las luces,
de esas ilusiones nonatas
que nos hablan del abrazo del hijo,
del retorno a casa.

Son advertencias, quizás se diga. 

Yo creo que trampas.

Porque sabes,
es muy difícil volver
cuando ni siquiera
hemos aprendido a partir.


12 comentarios:

  1. la vida está llena de advertencias... y quizá la madurez consista, tristemente, en aprender a ignorarlas

    ResponderEliminar
  2. Hace temblar. A los que te leen.

    ResponderEliminar
  3. La imagen ayuda a configurar una mejor idea de lo que expresas en el poema. Y es que advertencias así son dignas de dejarlas en moteles – sitios que son de paso. Crecer. Hospedarte en apartamentos, casas de amigos, modestos hoteles. Recolectar momentos.
    Sin embargo, más de alguna vez, regresa la nostalgia y hay que volver 'ahí'. Caer en la trampa de comprobar que, las luces TEL siguen fundidas.

    ResponderEliminar
  4. Volver sin saber como siquiera como irse, o lo que fuimos (o hubiéramos podido ser)... Gracias por haberme hecho sentir tanto con este poema.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que a veces volver sin haber aprendido a huir es hasta fructífero, fíjate. Buenas letras.

    ResponderEliminar
  6. No todos tus poemas son iguales, evidentemente. Sin embargo yo veo algunas cosas comunes en algunos o bastantes de ellos. No que se repita nada, en absoluto, no me refiero a eso, sino a una especie de "carta de naturaleza", como una clase de señas de identidad, lo que por supuesto es muy bueno y sólo se da en la buena poesía. Es, por ejemplo, en este poema, la suavidad con la que habla y la bofetada que al mismo tiempo da en el alma.
    Exiliados, estando o no... Hacer de las noches de insomnio inventario de todas las luces... en fin.. poesía buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo entiendo como un cumplido. No me fío de los que hablan hoy de azules, y mañana de rojos. Me gusta, y veo en ello honestidad, esa cierta fidelidad a las obsesiones de uno. Yo tengo algunas, y cuando me planteo ese paso más en mis poemas, lo hago desde la forma, pocas veces desde el contenido. Me siento mayor ya para cambiar mi discurso. Sea mejor o peor, es el mío.

      Eliminar
    2. Y era un cumplido, claro que sí. El discurso, perfecto, auténtico; la forma, magnífica. Así lo veo yo.

      Eliminar
  7. dos poemitas en un mes, agradable sorpresa.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito :) Pareces muy interesante, así que si no te importa te sigo en twitter que me meto más que en el blog. Te agradezco mucho que seas uno de los poquitos que hayan dejado un comentario, de verdad, me ha hecho mucha ilusión. Te leeré más a fondo :) Un besito!

    ResponderEliminar
  9. El lenguaje se mueve, palpita, lobotomiza...Bienvenida al elektroshock.

    bsos

    ResponderEliminar
  10. "Dicen que los exiliados guardamos la pérdida
    a medio camino entre los pulmones
    y la esperanza". Qué duro.

    ResponderEliminar

- +