20.1.14

VPO

foto de Jordan Tiberio


Dejaron de amarse,
pero, al contrario de lo esperado
el mundo no se detuvo;
continuó su fatiga,
el festín de gusanos.
Toda esa indolente rutina
de la que evitan hablar
las sombras arrojadas.

Abandonaron aquella esquina de sus bocas
donde vivían con poco,
esa mansión entre las sábanas
de renta baja
y almohada breve.
Desempolvaron lentamente
sus ropas
de gente normal
porque la desnudez no es fácil, y
atrae a lo afilado
a todo lo que es árido.
Atrás dejaron el lenguaje
para volver a la palabra,
porque a veces ciega el sol
y no es edad para vivir
con la cabeza alta.
Porque siempre se vence el cariño
contra la abrasión del asfalto;
huelen su piel las bestias
de sonrisas hambrientas.

Y yo a veces los veo,
porque la luz les habita
aunque nada habite en ellos.
Y sé que les consuela
el aire compartido,
les consuela
la mirada
clavada al suelo.
Porque ellos saben
saben que son de esos,
esos mismos que igual se mueren
cuando ya nada tengan
por lo que morirse.


14 comentarios:

  1. duele, ahí, justo en el centro del pecho

    ResponderEliminar
  2. parecía imposible, pero lo acabas de hacer: te has superado.

    preciosisisisimo, p. no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  3. Tienes la facilidad de romperme en pedacitos muy pequeños y después no sé que hacer con los restos P. mis restos...

    Maravilloso siempre.

    ResponderEliminar
  4. Temblando mientras el suelo se desvanece. Así me has dejado.

    Eres enorme, P.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sí que es precioso. Y la foto. Y, bueno, tus versos aquí y ahora dándome ganas de más de todo.

    ResponderEliminar
  6. Exquisito. Me has recordado a Cortázar. Al final, él acaba vistiendo (matando) a sus amantes con estas líneas:

    "Y es sólo entonces
    cuando están muertos, cuando están vestidos,
    que la ciudad los recupera hipócrita
    y les impone los deberes cotidianos."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pero Cortázar está ahí arriba.
      Y yo, pues aquí abajo.

      Eliminar
  7. Canela fina, P.
    canela fina.

    ResponderEliminar
  8. Este, me lo tatúo en vena.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Este comentario es, en realidad, un aplauso sincero.
    Qué maravilla leerte.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tus palabras. Hacía tiempo que yo tampoco me pasaba por aquí. Tengo un poco abandonado lo de escribir. Creo que he cogido miedo, y el optimismo es demasiado breve cuando aparece. Espero que todo vaya bien, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sólo tres cosas, P: Una, que es curiosa esa sensación general de que la desnudez no es fácil porque creo que en realidad la desnudez concede una cierta clase de inmunidad. Dos, que los que no tienen nada por lo que morirse (aunque sea sólo uno mismo) efectivamente ya están muertos. Tres, que es un gran poema.

    ResponderEliminar

- +