26.7.15

apuestas cerradas

karolina majewska



Me dejo caer en algún rincón
nimio y cobarde
desde dónde observar mi vida;
todos estos años de huidas
y motivos mal encarados,
de grises a flor de piel.
Observo sus estratos
perfectamente delimitados
por algunos nombres,
esa composición ya cerrada
de mi persona
producto de muchos dramas
y un par de comedias.
Qué estanca
se me antoja hoy
toda esta historia,
qué poco me arrepiento
de la palabra dada.
Lo sé,
no parece honesto,
ni demasiado exigente.
Pero me hago mayor
y el barro, antaño maleable
amanece hoy
cocido y seco
resquebrajado apenas
por las sonrisas robadas.
¡Cómo quisiera cambiar!
ser un poco mejor
que todo esto que me rodea
y que también soy yo.
Quién sabe.
Tal vez para eso
sólo sea necesario
sólo haga falta
sencillamente
hacerse añicos de nuevo.

8 comentarios:

  1. Muy bien parido. Y me encanta el look del blog.

    ResponderEliminar
  2. No has perdido ese touch del que hablaban los Rolling. Creo que me encanta y me flipa. Fav.

    ResponderEliminar
  3. al menos hubo un par de comedias y romperse, al fin y al cabo, está un poco mejor que dejar de intentarlo.

    creo que te estás pasando ya de talento.

    ResponderEliminar
  4. Renacer de los escombros, esa belleza.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. vivo con miedo a que dejes de escribir

    ResponderEliminar
  7. Una condena que tienen algunos es la ambivalencia de la mirada interior, que divisa paisajes de grandeza y de miseria. No importa, el deseo de cambiar tampoco, no es tan importante la necesidad de cambiar como el deseo mismo, cuya existencia otorga la posibilidad de ser mejor. Da igual romperse entonces, porque finalmente se volvería a ser polvo de arcilla y por tanto, luego barro de nuevo.

    ResponderEliminar
  8. morir y renacer una y otra vez, no queda otra

    ResponderEliminar

- +