30.9.15

Poemita


Amanda White






Si resulta que un día
no tiene mi nombre
a tu boca por hogar
¿Qué hará?
¿A dónde huir?
Se perderá,
es seguro.
Tal vez en un tumulto
de suspiros átonos
al que llamen olvido.
Se perderá, que no moleste
y que agarre un buen catarro
víctima de las precipitaciones
y la falta de dicción.
Dormir, si acaso
bajo la manto que proporciona
el sucio silencio,
la perfecta apatía.

Imagínalo, qué horror.
Resfriado y
en la peor de las compañías
que no es otra
que el verbo pasado.

6 comentarios:

  1. lo leí ayer, lo vuelvo a leer hoy y posiblemente entraré de nuevo mañana.

    ResponderEliminar
  2. Más bien poemazo. 1. Eso es que habrá más así?¿

    ResponderEliminar
  3. Habrá que luchar, sin duda, por conservar el cobijo de la boca y la dulzura de sus labios.

    ResponderEliminar
  4. la palabra como símbolo permanente de cuánto somos y dónde estamos
    siempre tan brillante :)

    ResponderEliminar
  5. Uno de mis poemas tuyos preferidos. No hay más.

    ResponderEliminar

- +