25.5.17

efemérides




Es sencillo recurrir a las fechas señaladas. Todos tienen las suyas guardadas en el bolsillo de la chaqueta y yo, por supuesto, dispongo de las mías. De esas de rotulador rojo en el calendario del subconsciente. Sí, esta Caja Oxidada, este blog, esta bitácora, diario, muro de lamentaciones, poemario improvisado... Este espacio que es más Pablo de lo que yo he sido en mi vida (o P., como firmaba las entradas antes y que así recordaba María Sotomayor en esta hermosa entrevista), cumple 10 años. Es sorprendente, teniendo en cuenta que empezó de la más vulgar de las formas; esto es, hablando de todo y de nada. Pero incluso entonces ya era muy mío.

No fue hasta un tiempo después que, con ayuda, descubrí la poesía. Y un poco más tarde, por culpa de Idea Vilariño y mi irremediable melancolía, que empecé a escribirla y monopolizar este espacio con ella. Uno tras otro, los versos fueron derramándose con mayor o menor fortuna sobre el teclado, en una cadencia mortuoria y constante. La literatura hace amigos, y yo los hice gracias a ella. No voy a mencionar nombres, no es necesario. Pero desde aquí mando a esos lectores el abrazo que yo sé dar. Daos por aludidas las almas que así lo consideren, especialmente esas que hace tiempo decidieron abstraerse de la vil pantalla.  Os deseo lo mejor.

Así que se cumplen 10 años aquí. Eso, y que Chris Cornell ha muerto. Mi ídolo de juventud, por eso de que la juventud se debe mucho a sus ídolos. Uno de los principales culpables de que mi vida tenga una banda sonora incluida. Lo cierto es que hubo una época no tan lejana, en la que la música era importante en cada día de mi existencia, y la voz de Chris era de las que daban buena cuenta de ello. No es extraño, pues, que ahora suene Tighter and Tighter, y recuerde su presencia en más de una entrada, como ésta, ya en la prehistoria del blog.

Me dejó triste, como tantas otras cosas durante este año. Así que considero consecuentes estos poemas derrotistas, estas ilustraciones un tanto deprimentes. Alguna vez tuve épocas así, pero entonces contaba precisamente con lo que ahora no tengo: energías, tiempo, razones. 

He llegado hasta aquí. Ha sido todo un mérito. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

- +