1.6.17

el más concurrido de los cementerios

Thomas Luong



    Ya nunca volverá, ya es imposible.
El que se va no vuelve aunque regrese.

-José Emilio Pacheco






Como nieve.

Exactamente como nieve
virgen, más allá de Nuuk.

Como su caída, que es silencio y
flujo de ternura
opacando un cadáver.

Como su acuoso horizonte
rebosante de malas nuevas

                                                  es la despedida.

Nada más antiguo y perenne.
Toda blancura y lejanía y recuerdo de
adioses ciertos
que fueron demasiados
y hechos carne.

Definitivos
como sólo son
aquellos que se consuman
en soledad,
como son aquellos que se pronuncian
cuando ya no queda nadie
para heredarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

+