1.8.17

el patio





Cada vez que veo a niños
correr por la calle
siento que me inundan deseos
de correr
como lo hacen ellos.
Pero siempre,
siempre acabo equivocándome al imitarles
porque siempre
acabo corriendo
como un adulto.

Ese no es mi único fracaso.

Porque también toso
como un adulto,
y lloro
y grito
como un adulto
-que es como no hacerlo-.
Miro la hora
como adulto;
y mi tristeza tiene
aspecto de adulto.

Este aburrimiento
enteramente
adulto.

Incluso amar
yo amando
como un adulto.
-Que es como hacerlo mal
o no hacerlo-
Y hacerlo bien debería ser parecido
a eso:
a las niñas y a los niños que corren
mientras ríen, burlándose tan bellamente
del tiempo
sin importarles demasiado a dónde llegar
o cuándo.
Sin importarles si este cochino mundo
es un completo desastre.

1 comentario:

  1. oh, me hiciste llorar un poco.
    (Alba)

    ResponderEliminar

- +